viernes, 23 de octubre de 2009

Una mirada al concepto de currículo

Por Lic. Demetrio A. Ferrer Peralta
Esp. En Gerencia Educativa, U. San buenaventura.

Al intentar definir el concepto de currículo nos encontramos con el carácter polisémico del término que en muchos casos termina por confundir al neófito y a todos aquellos que se inician en la complejidad del pensamiento educacional, no obstante, haremos el intento. El termino currículo o currículum procede del latín que si significa “carrera”, de hay su relación o la acepción que toma cuando nos referimos a las hojas de vida (currículum vítae) que significa “carrera de la vida”. Si embargo, mas tarde es introducido al campo educacional por los anglosajones como sinónimo de programas o planes de estudios, ampliándose más el significado en la década de los 30, pues en este proceso existían aprendizaje que no hacían parte de lo que estaba programado o planificado en la escuela y se le atribuía a ella, gestándose de esta manera un significado mucho mas amplio y complejo como el considerado en nuestros días.

Comencemos con una definición muy clara planteada por el profesor Manuel Canales de la Pontificia Universidad Católica de Chile, quien plantea muy acertadamente en 1982, “el curriculum es el conjunto de elementos o factores que, dentro del sistema educacional, participan en el proceso de enseñanza- aprendizaje intencionado que realiza la escuela dentro o fuera de la sala de clases y dentro y fuera de la escuela, pero bajo la responsabilidad de la escuela”. De esta forma comienza un nuevo rumbo del concepto, incluyendo en él todos esos elementos propios del proceso enseñanza- aprendizaje, dándole de esta manera el verdadero sentido de la escuela y responsabilizándola de todo aquello propio de la formación del ser humano. Hay que tener claro que bajo este concepto todo lo que se gesta dentro o fuera del aula o dentro o fuera de la escuela bajo la responsabilidad del educador y de la escuela hace parte del currículo aunque no se planifique.

Debe quedar claro que los elementos a los que se refiere el profesor Canales, están relacionados con el proceso de enseñanza - aprendizaje, tales como, contenidos, metodología, instrumentos de evaluación, relación docente-alumno, recursos, clima educacional y aula donde se desarrollan los procesos. Una definición que puede ser sinónimo de planes o programas de estudios. Sin embargo, al analizarla más allá de lo que se escribe, pueden existir y considerarse otros elementos o factores intangibles que también puede hacer parte de la formación del educando y puede depender de la percepción que el educador tenga de su entorno, de su cosmovisión y de su formación.

Una visión mucho más compleja la plantean, Luís Eduardo González en 1989, definición tomada de los sociólogos Basil Bernstein y, P. Bourdieu, esta concepción de curriculum involucra el concepto de cultura y su importancia en los procesos escolares, de esta manera “es el conjunto de productos manifiestos e implícitos que derivan del acto de seleccionar la cultura con ciertos criterios y que, de modo directo o indirecto, influyen en la formación de las personas que participan en un proceso docente”. En este sentido nuestra concepción de currículo se alimenta de todos aquellos elementos y manifestaciones, propios de un pueblo, y que depende de los criterios de selección que se definan y que determinarán la formación de la nueva persona debido a la concepción curricular que se diseñe.

Por ultimo consideraremos la concepción planteada por Shirley Grundy en 1991, integrante de la corriente critica australiana, quien propone de manera precisa la nueva mirada en la formación de un nuevo ciudadano, en concordancia con lo planteado en Latinoamérica por el Brasilero Pablo Freire, concepción critica social, que concibe el curriculum como una construcción social, planteando que ningún currículo es a priori, pues depende del entorno donde se encuentre enclavada la escuela, de las creencias, valores, leyes, ciudadanos, entre otros elementos propios del lugar. Con esto queda claro que ningún currículo es igual a otro, y de ninguna manera podemos construir un currículo de una escuela donde jamás hemos vivido, ni hemos convivido con sus habitantes.

Bajo esta ultima concepción curricular liderada por Shirley Grundy por Australia, Henry Giroux, por Norteamérica, Pablo Freire por Latinoamérica y Rodríguez Rojo por España, entre otros teóricos, se concibe la formación de un ciudadano más libre, auto reflexivo, critico, político, emancipado, considerando al educador como investigador en el aula: reflexivo, crítico, comprometido con la situación escolar y sociopolítica. Por otro lado debe primar el trabajo en equipo, como transformador en el aula, de la institución escolar y de su entorno. Además se considera al educador como un intelectual crítico, transformativo y reflexivo, agente de cambio social y político. Así como una sociedad más liberada y emancipada, menos oprimida por sus gobernantes, menos paternalista, más igualitaria, justa, equitativa, más centrada en los problemas sociales, menos burocrática, menos dictatoriales y más democrática y participativas.

Lic. Demetrio A. Ferrer Peralta.
Esp. En Gerencia Educativa, Universidad San Buenaventura
E-mail: demetrioferrer@hotmail.com
Celular: 3173765781

2 comentarios:

LISETH CRUZ dijo...

muy interesante profesor

Rosiris Josefa Oñate Cantillo dijo...

Muy buena su publicación, profe cuando viene a la guajira para un conversatorio sobre educación.
I